Homenaje – Cali, todas las ciudades, la ciudad

Cali, todas las ciudades, la ciudad

Publicamos esta entrevista que le hizo La Palabra en el 2002 al gran historiador de Cali, Edgar Vásquez Benítez, fallecido hace un par de semanas. Aquí habla de su libro, Historia económica, social y urbana de Cali en el siglo XX, publicado por la Facultad de Humanidades de la Universidad del Valle y la Secretaria de Cultura de Cali, en noviembre de 2001.



Por: Darío Henao Restrepo
Director La Palabra




Edgar Vázquez Benítez (1936 – 2021), economista e historiador caleño.
https://bit.ly/3xoG2Uj


Cali es una de las pasiones intelectuales de Edgar Vásquez Benítez. Desde que ingresó a la oficina de Planeación Municipal en 1962, recién egresado como economista de la Universidad Nacional, y luego como profesor en la Universidad del Valle, buena parte de sus investigaciones y escritos se han ocupado de la historia de la ciudad en sus más diversas facetas. El gran tema de su vida siempre giró alrededor de los hombres y los procesos que han gestado la urbe y la región de sus orígenes. La síntesis que logra en su libro, aún inédito, es la visión armada de las distintas etapas de Cali a lo largo del Siglo XX.

En esta reconstrucción histórica, a lo largo de 600 páginas, Edgar Vásquez rescata los hilos de los procesos de evolución de la ciudad. Siempre en busca de aprehender sus sentidos varios y en colapso, sus sentidos inseguros, en la tentativa de entenderla, de interpretarla, y de articular las tramas de lo social, lo económico, lo urbano y lo cultural. En apasionante juego abierto, echando mano de varias disciplinas (economía, historia, literatura, antropología, lingüística y filosofía) se hacen visibles en el libro unas geografías urbanas y unos imaginarios con sus secretos y los códigos que se transforman con el tiempo. De la Cali aldeana a la metropolitana hay bastantes rutas y caminos por explorar como lo demuestra esta entrevista con Edgar Vásquez. Con la ciudad que cada cual tiene vale la pena leer un libro que nos adentra en las ciudades ocultas y en las ciudades continuas que configuran la Sultana del Valle.

¿Cómo está estructurado tu libro y cuáles son sus temas centrales?

Demografía, desarrollo físico, económico y social, acompañado de la cultura como historia de las mentalidades, de los imaginarios, son los ejes temáticos que rastreo de la historia de Cali en el siglo XX. A lo largo del siglo caracterizo tres ciudades: la ciudad de transición de lo tradicional a lo moderno (1900-1930); la ciudad industrial (1930-1960); y la ciudad post-industrial, de 1960 hasta nuestros días. De la segunda a la tercera ha habido cambios, pero han sido más las continuidades que los saltos. Lo que hago es definir las características de cada periodo en las variables señaladas.

UNA ALDEA QUE SE MODERNIZA

¿Cuáles son las características del primer periodo?

Las élites sociales de las primeras décadas fueron modernizantes, en el sentido de impulsar el ferrocarril para conectarse con el Pacífico y luego con el mercado internacional, de modernizar la ciudad dotándola de servicios públicos – acueducto, alcantarillado, teléfonos y pavimentación de las calles -. Además, levantando una nueva arquitectura al lado de la colonial, inclusive demoliendo algo de la colonial, hablo de la construcción del Teatro Municipal, el edificio Otero, el Palacio Nacional, el teatro Jorge Isaacs, el Hotel Alférez, la Ermita nueva. También se montan algunas fábricas como La Garantía y Textiles Colombia, y empiezan a surgir núcleos obreros y de comerciantes al lado de los tradicionales artesanos que vienen del siglo XIX. Este es el periodo en que Cali se vuelve la capital del nuevo Departamento del Valle del Cauca, creado en 1910.

¿Y cómo estudias lo que llamas de mentalidades?

Se ve la cuestión desde arriba y desde abajo. Desde arriba, como ya dije, se trata de una mentalidad modernizante, pero que tiene rasgos tradicionales pues todavía hay rezagos de la servidumbre colonial. Ahora, la modernización atrae inmigrantes: negros del norte del Cauca, negros del Pacífico, campesinos de todos los lados, que tienen la característica de estar habituados a la autonomía de sus vidas, lo que va a chocar con un patriciado que quiere servidumbre. Los conflictos de los años 20 se explican por el choque entre estas mentalidades y por el surgimiento de la subordinación en sentido de la empresa capitalista.

¿Qué manifestaciones culturales se destacan en ese periodo?

La cultura era la de una aldea grande a la que empezaban a llegar nuevos vientos, especialmente a través de los jóvenes que viajaban a estudiar a Europa o a Bogotá. Además del predominio de las fiestas religiosas, los jóvenes organizaban reuniones bailables “de cuota” o auspiciadas por sus padres. Eran amenizadas por conjuntos musicales o con la música de los escasos gramófonos que existían. En la primeras emisoras se escuchaban pasillos, danzas, valses, corridos y tangos, junto a ritmos norteamericanos como el blue, el one-step, el fox-trot, el ragtime, el charleston y la polka. Esto fue creando una nueva sensibilidad y liberalidad del cuerpo que también se empezó a sentir en la moda y en el consumo.


Foto:https://bit.ly/2Vh1uwe


EL DESARROLLO INDUSTRIAL

¿Cuáles son las características de la segunda fase?

La industrialización venía muy lenta en la fase anterior, luego viene la crisis del 30 en la que se suspende y vuelve a arrancar a finales del 30 y comienzos del 40. Se organiza la clase obrera, se producen grandes migraciones, aparecen los tugurios como Siloé y Terrón Colorado, que se hacen en la parte alta porque la parte baja era inundable. Aquí se inicia la lucha por los ejidos. Los conflictos sociales se dan o por la tierra o por las relaciones obrero-patronales.

¿Cuáles son las zonas industriales que se crean?

Están alrededor del ferrocarril, la Octava con 25, la parte de San Nicolás hacia el ferrocarril, la Primera hacia el ferrocarril y un pedazo de la Avenida Sexta que fue sede de los laboratorios.

¿Qué cambia con la creación de estas zonas?

Con la inmigración que atrae la industrialización, especialmente de los negros del Pacífico, se empieza a forjar un nuevo sensorium, una nueva sensibilidad. Esta es la que permite que pueda cuajar en Cali la música antillana. Aparecen muchos bares y bailaderos, como el Fantasio y el Pailón 60, que quedaba donde hoy es la Plaza de Toros. En el centro de Cali comienzan a desaparecer las casonas del patriciado y en su lugar se construyen edificios como el Lloreda o El Sierra. Era una arquitectura moderna que contrastaba con la de los años 20 y 30. La ciudad era mono-céntrica, los precios de la tierra a medida que se acercaban al centro subían, así como aumentaba la densidad de población y los ingresos de las familias. La cuadrícula colonial de la ciudad se rompe y aparecen nuevos barrios a cada lado del río Cali.

¿Este es el periodo en que se forja la zona industrial de Yumbo?

Si, la industrialización nace allá con Cementos de Valle y una serie de empresas de capital extranjero como Celanese, Cartón Colombia, Good Year y Propal. Fue un periodo industrial muy rápido, pero muy tardío. Aquí empieza en los 40, mientras en Bogotá, Medellín y Barranquilla se inicia a finales del siglo XIX y comienzos del XX. La demora acá fue por el aislamiento regional respecto al interior del país y al exterior. Esto se rompe con la construcción del ferrocarril del Pacifico y su llegada hasta Armenia y luego a Bogotá.

¿Y qué pasa con el crecimiento de la ciudad?

La ciudad empieza a crecer sobre la camisa de fuerza de una ciudad vieja. Hay deficiencia en los servicios públicos, se va la energía por las noches, se va el agua, las vías no le dan cabida al parque automotor. Es una modernización que irrumpe sobre un casco viejo. La vieja y la nueva ciudad conviven, se vuelven un híbrido con el boom de la industrialización que va 1944 al 1957. La ciudad para eludir las inundaciones del Cauca empieza a crecer por las vías de salida: a Yumbo, a Palmira, a Popayán y a la carretera al mar, por esa razón su forma es como la de un pulpo. Ahora, la brecha social se aumenta porque el volumen de inmigrantes no corresponde a la generación de empleo por la industria.

¿Cuándo empieza la expansión de Cali hacia el Oriente?

Empieza cuando la CVC construye el jarillón del río Cauca y desecan una gran cantidad de terrenos hacia el oriente. Es cuando el ICT construye vivienda popular y surgen barrios como el Rodeo, Unión de Vivienda Popular y Alfonso López. Por el sur, la ciudad apenas llegaba hasta la Plaza de Toros.

¿Y la Avenida Sexta?

La Avenida Sexta, que desde los años 30 era residencia de los grandes cafeteros, negociantes paisas y caleños, comienza a cambiar en los años sesenta, pues comienzan a remodelar los antejardines de las casas y a montar negocios. Es la modernización por la vía de la remodelación. Y luego viene la demolición de las casas y la construcción de edificios modernos. Años después empieza a pauperizarse como la Plaza de Caicedo.


Homenaje de la Alcaldía de Cali a Edgar Vázquez en en 2015 por sus aportes a la construcción de la historia, la cultura y la economía de la ciudad desde la Academia.
Foto:https://bit.ly/3AF9qaE


LAS ÚLTIMAS DÉCADAS

¿Qué caracteriza la ciudad que llamas post-industrial?

La segmentación que empezó en el periodo anterior, con las avenidas y todo el plan vial que se creó a partir de los Panamericanos, va a ocasionar, primero, el fraccionamiento de la ciudad, la descentralización, la formación segmentaria, que no es solamente física, sino que es mental. Ya la Plaza de Caicedo no es la meca de las miradas del caleño, porque cada zona tiene su centro. Se pierde el todo y solo hay miradas parciales. Por ejemplo, a los jóvenes de hoy ya no les significa nada la Plaza de Caicedo, inclusive muchos ni la conocen.

Empieza, entonces, la planificación urbana de la ciudad.

Sí, yo diría una inversión urbana más masiva, por ejemplo, la calle quinta era muy estrecha, la abren y la gente de San Antonio tiene que tumbar sus casas o partirlas o dejan de ser su lugar y tienen que emigrar, muchos a los nuevos barrios del sur.

¿Cómo cambia la mirada social?

En la mirada de la industrialización, la figura central era el trabajador, ahora, la figura central va a ser el usuario, el consumidor. Esto se debe en que se van a configurar tribus a las que se les concede más importancia. Son las ligas de usuarios, los movimientos juveniles, la tercera edad, las mujeres, es decir, toda una segmentación que no tiene un eje, que se parece más a la clasificación de los animales de Borges que a una estructura. Nubes, nubes de grupos que oscurecen la estructura social que era la que había logrado el impulso de la política. Y ahí viene el declive.

¿Cómo entra el fenómeno del narcotráfico?

Hay una combinación de cosas. Primero, la brecha social que se crea desde el periodo de la industrialización y que tiene continuidad en éste con una enorme pobreza expresada en el espacio. Luego viene el problema de la perdida de política, y a esto se le suma el desprestigio del Estado como solucionador de problemas. Entonces cada cual quiere hacer su vida y sus cosas a su manera, a su gusto, sobre todo en los sectores populares. El lema es “Hago mi vida por cuenta propia”, de cualquier manera. En estas circunstancias era muy fácil que en Cali prendiera tanto el narcotráfico. En el libro analizo todo lo que este fenómeno significó para la economía, la política, el crecimiento urbano, los valores y la cultura.

¿Qué cambios destacas en los años 90?

Entre tantos, podemos destacar lo que pasa con el espacio público. Antes en él se construía sociabilidad a partir de relaciones presenciales, ahora comienza a ser sustituido cada vez más por nuevos espacios telemáticos y virtuales donde se construyen otras sociabilidades entre ausentes. Los espacios públicos de “estar” han cedido a los espacios de “pasar”. Con la “metropolización”, la quietud de la vida cotidiana fue desplazada por la velocidad, la ciudad ahora es cruzada por grandes avenidas y autopistas. Los “lugares”, donde nace y se arraiga la identidad, las relaciones y la historia, han ido perdiendo presencia ante la expansión de los “no lugares” donde predominan más bien las señales, la información rápida y los contactos efímeros: autopistas, central de transportes, aeropuerto, centros comerciales, bancos, cajeros automáticos, supermercados y gimnasios.

Para finalizar, ¿se han dado cambios sustanciales en lo urbano como cultura en esta última década?

Por supuesto. El entorno que antes fuera rural y campesino como Pichindé, Felidia, La Elvira o Navarro hoy ha perdido ese carácter y ahora son lugares de segundas residencias, casas de veraneo y viviendas estables de gentes que trabajan en Cali. Esto ha permitido que lo urbano se haya extendido como cultura (comportamientos, actitudes, preferencias y formas de relación). A esto han contribuido los medios de comunicación y en particular las imágenes globalizadas de la televisión. La expansión de lo urbano han difuminado la línea perimetral que antes separaba el adentro del afuera, lo urbano y lo rural, la cabecera y el “resto”.

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )