Evento – Cuarto Congreso Internacional de Moda Ética Revolución y Conciencia

Cuarto Congreso Internacional de Moda Ética Revolución y Conciencia

El pasado 27 y 28 de noviembre se llevó a cabo el cuarto CIME, un espacio para la moda consciente, la reflexión y el talento local.

Por: Clara Inés González Libreros
Estudiante de Comunicación social y Periodismo




Pasarela Perla Dávila.
Foto: Clara Inés Gonzáles Libreros.


La moda ética o moda ecológica define las prendas que se confeccionan de manera sostenible. Propone que el diseño, suministro, fabricación y consumo de vestimenta mejore la calidad de vida de los participantes en el proceso, jugando un papel activo en la reducción de la pobreza y la creación de medios de vida sostenibles, mientras minimiza el impacto sobre el medio ambiente.

Se desarrolla a partir del uso de fibras de materias primas que crecen sin la intervención de productos artificiales, como el algodón orgánico, la fibra de bambú y los textiles a base de fibra de cáñamo, entre otros. Y mediante el uso del reciclaje, la atención a la calidad de vida de artesanos y comunidades, la recuperación de técnicas ancestrales locales, y el comercio justo.

La moda es un hecho social, dado que afecta la economía, el arte, la política, y la sociología simultáneamente. Como parte de la cultura material de los pueblos, está directamente relacionada con las artes aplicadas, especialmente con las artes menores (tejeduría, orfebrería, encajes bordados, incrustados, marroquinería).

No obstante, desde la creación del Prêt-à-porter -listo para llevar- se ha convertido en una herramienta unificadora de la sociedad que ignora las individualidades y los rasgos culturales, especialmente en algunos países latinoamericanos, en los cuales la moda se ha definido por las tendencias europeas o norteamericanas.

Preservar el conocimiento local, trabajando con artesanos y dando visibilidad a las formas textiles tradicionales para ser transmitidas a generaciones futuras, es uno de los principios desarrollados en el Cuarto Congreso de Moda Ética, organizado por la Cámara de la Moda Vallecaucana, el cual se llevó a cabo el pasado 27 y 28 de noviembre en la Biblioteca Departamental Jorge Garcés Borrero y en las instalaciones de Almotores Kia.

Contó con la participación en pasarela de diseñadores colombianos como Jackie Vera, Juan Enriquez, Andrea Cruz, Guio Di Colombia, María del Pilar Agamez y Perla Dávila, quien fue nominada en 2018 a los premios The Global Beauty Awards en la categoría “mejor diseñadora de los reinados de belleza”.

“El Congreso Internacional de Moda Ética nace por una necesidad de comunicar prácticas importantes en la cadena productiva, como evitar las pieles de animales y los tintes tóxicos. Es importante porque sensibiliza sobre nuestra responsabilidad de cuidar del medio ambiente. Debemos entender que detrás de una prenda hay una historia, y preguntarnos qué sucede con ella cuando la desechamos”, dice Guio di Colombia, director del evento.

Además, en su programación académica, permitió el debate sobre el futuro sostenible, el papel de las redes sociales en el consumismo, la moda rápida, el contrabando, las réplicas y la publicidad responsable. Se destaca la intervención de Luisa Fernanda Henao, analista de moda Senior del Laboratorio de Moda, quien explicó los principios de la moda sostenible e invitó a la coherencia, ya que actualmente se exigen empresas sostenibles, pero difícilmente se recicla en casa.



Pasarela María del Pilar Agamez.
Foto: Clara Inés Gonzáles Libreros.


“La moda rápida tiene impactos ambientales gigantes, dice Liliana Mejía, consultora en sostenibilidad empresarial, las prendas del fast fashion no tienen calidad, y al revisar la cadena de valor es necesario preguntarse, ¿de dónde vienen las fibras?, ¿en qué condiciones se siembra el algodón?, ya que este utiliza el 75% de pesticidas de la agroindustria; además el nivel de contaminación y el uso de químicos dañinos afecta tanto a quien utiliza la ropa como a quien la produce.”

El Congreso Internacional de Moda Ética se atreve a mostrar y discutir un asunto tan importante como ignorado. Es un espacio para el debate y el reconocimiento de nuestra responsabilidad con el medio ambiente y con los fabricantes de nuestras prendas. El primer paso es preguntarse ¿Quién creó mi ropa?, ¿fue confeccionada en un edificio atiborrado de empleados mal remunerados en Bangladesh?, ¿o cumple con algunos de los sellos de certificación de moda sostenible?

Se presenta como un espacio prometedor que año tras año debería convocar, en mayor medida, estudiantes de moda, de administración de empresas, economistas, diseñadores, pequeños comerciantes dispuestos a aprender sobre sostenibilidad, y público en general.

La comunidad debería participar en este tipo de eventos que ofrecen una discusión importante e impactan con el talento de diseñadores locales simultáneamente; enfoque ausente en el pasado circuito académico de la feria de moda más importante de la ciudad, y que fue gratificante descubrir en el cuarto Congreso Internacional de Moda Ética.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *