Especial Centenario Barrio Obrero – Historias del Barrio Obrero de Cali

Historias del Barrio Obrero de Cali

Los historiadores de la Universidad del Valle Apolinar Ruiz y Hansel Mera presentaron junto con la Secretaria de Cultura de Cali, un proyecto de recuperación de la memoria social y barrial de la ciudad de Cali con el libro, Historia del Barrio Obrero de Cali 1919-1940, donde narran los orígenes y la conformación del barrio como espacio urbano.

Por: Óscar Hembert Moreno Leyva
Licenciado en Historia




Hansel Mera Rivas, coautor del libro Historia del Barrio Obrero de Cali.
Foto: Óscar Hembert Moreno Leyva


Este libro relata, desde un carácter historiográfico, la génesis del barrio. Más allá de situarse en una fecha, entrevé los orígenes con sus dinámicas demográficas, sociales, políticas y hasta tecnológicas, marcando una ciudad muy diversa en un antes y un después de la expedición del decreto que, por fuera de un carácter positivista, se toma en algunos casos, como punto de partida. Su importancia también radica en haber analizado el proceso de modernización y el crecimiento del centro urbano con un origen netamente popular. Podemos resaltar en esta investigación, el paso que vivió el mundo rural al de cuidad como población obrera en términos de habitus (personas de un entorno social homogéneo tiendan a compartir estilos de vida parecidos, pues sus recursos, estrategias y formas de evaluar el mundo son parecidas).

Este libro relata, desde un carácter historiográfico, la génesis del barrio. Más allá de situarse en una fecha, entrevé los orígenes con sus dinámicas demográficas, sociales, políticas y hasta tecnológicas, encontrando una ciudad muy diversa en un antes y un después de la expedición del decreto que, por fuera de un carácter positivista, se toma en algunos casos, como punto de partida. Su importancia también radica en haber analizado el proceso de modernización y el crecimiento del centro urbano con un origen netamente popular. Podemos resaltar en esta investigación, el paso que vivió el mundo rural al de cuidad como población obrera en términos de habitus (personas de un entorno social homogéneo tiendan a compartir estilos de vida parecidos, pues sus recursos, estrategias y formas de evaluar el mundo son parecidas). Se vislumbra en Cali como la sociedad de clases se va constituyendo lentamente. El proceso de diferenciación social dejó sus disposiciones vinculadas al siglo XIX a unos esquemas asociados a la posición social novedosas, generando cambios culturales, socioeconómicos y políticos no antes vistos, como la llegada de nuevos dispositivos de movilidad, que generaron una modernización capitalista y de las condiciones de los cuerpos de quienes la habitan, perfilando así la conformación del Barrio Obrero como la zona industrial por excelencia y haciendo más cómodo al capitalista sujetar a esa población junto con la producción del café, cigarros, la industria textil y labores relacionadas con la construcción, la alfarería, ebanistería y mecánica.

En unos apartes del libro se cita: “toda ciudad se expresa en un sistema que involucra procesos sociales, económicos, políticos y culturales, siempre en términos de la contradicción por el ejercicio del poder. El espacio urbano es fiel reflejo de dichos procesos, pues en este se pueden evidenciar las huellas, algunas de ellas imborrables, del quehacer social de quienes le habitan. (…) la ciudad es, un estado mental, un cuerpo de costumbres y tradiciones, de actitudes y sentimientos inherentes a dichas costumbres. (…) el centro representa el asentamiento originario. Contiene en sí mismo, como un microcosmos, la ciudad tal como se irá enunciando sucesivamente en una serie de zonas diferenciadas, pero también el barrio es un espacio cultural de continuo cambio”. Según los historiadores el Barrio Obrero, en su origen, estaba conformado por terrenos ejidales con poquísima densidad de población. Sus primeros asentamientos eran fincas, ranchos y casas de guadua y adobe. Ya con el decreto se da inicio a una estipulación de ejidos, vías, loteo, división de las manzanas y la vinculación de Acción Social. Estos acuerdos obligaban según a las normas urbanísticas y la Dirección Nacional de Higiene, a un uso más racional y económico del suelo urbano, ya ante la masiva migración que buscaba la ocupación de tierras entorno a los distintos proyectos modernos de la ciudad, en especial el Ferrocarril del Pacífico. Tanto el Barrio Obrero como Sucre fueron los primeros barrios modernos de la ciudad cuyo nombre o toponimia base no se explica a partir de la existencia previa de una una parroquia o con nombres bíblicos. Según los historiadores, los distintos barrios obreros fueron un fenómeno de crecimiento en toda Latinoamérica desde fines del siglo XIX hasta mediados del siglo XX; ahí radica su importancia para ser historiografiado junto con los otros barrios que constituyen el centro de la ciudad.

Este proyecto de los historiadores Apolinar Ruiz y Hansel Mera también ha vinculado buena parte de la comunidad del barrio, efectuando un programa con varios propósitos tanto culturales como de mantenimiento y mejoramiento de algunos puntos clave, que van desde la construcción colectiva de la historia, la memoria oral y el embellecimiento de todos aquellos espacios que se han ido deteriorando con el paso del tiempo. Se pretende, junto con la Junta de Acción Comunal, la Secretaria de Cultura y por supuesto la comunidad, fortalecer el aspecto sociocultural y económico del barrio, convertirlo en patrimonial con su tejido social, sin que eso signifique un posible despojo por parte de la gentrificación que ha estado sufriendo el centro de la ciudad, sino que desde los espacios de ocio y económicos como las salsotecas, el coleccionismo, los zapateros y sastres, se desea volver el barrio como el próximo destino turístico de la cultura salsera y se pretende desarrollar todo un tramado de lógicas socioculturales de empoderamiento de la comunidad.

Uno de los grandes esfuerzos por parte de los historiadores ha sido recopilar, catalogar y estudiar los distintos procesos políticos y de sus líderes tales como Julio Rincón e Ignacio Torres Giraldo, quienes marcaron la historia del barrio junto con otras investigaciones como el proceso de poblamiento del Barrio Obrero desde la década de 1920, la creación de los distintos espacios de sociabilidad e intercambio económico como las canchas, equipos de futbol, las plazas, las tiendas, y por supuesto, la zona de tolerancia.




Apolinar Ruiz López, coautor del libro Historia del Barrio Obrero de Cali.
Foto: Óscar Hembert Moreno Leyva

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *