Especial Acreditación – Vida – Calidad – Univalle

Vida – Calidad – Univalle



Por Andrés Felipe Gaviria




Biblioteca Mario Carvajal, campus Meléndez


Una universidad funciona como un organismo. Se compone de distintos estamentos, oficinas, departamentos, facultades, escuelas y servicios que cumplen diferentes funciones. Cada una tan importante como las otras. La interacción entre estos elementos es clave para que haya un equilibrio que estimule un elemento básico que permite el funcionamiento y la evolución de una institución educativa: Vida.

La Universidad del Valle nació el 11 de junio de 1945 y desde entonces se ha erigido, con pasos firmes y una gran capacidad de adaptación, como la institución educativa más importante del suroccidente colombiano y una de las más destacadas del país. Desde su concepción, cuando contaba con apenas 4 carreras, hasta la fecha, ha tenido diferentes sedes, ha aumentado su número de estudiantes, ha impulsado grupos de investigación, ha evolucionado en su estructura y, sobre todo, ha aportado al progreso de la región.

“Vida: Narración de los hechos principales de la vida de una persona”

Es por eso que la palabra vida está ligada de forma intrínseca a esta universidad. Ha pasado por muchas etapas, ha crecido, ha aprendido, ha llegado a distintos lugares del territorio y ha formado durante todo ese proceso, una comunidad, una familia. Su estructura actual es resultado de la vida constante que hay dentro de ella, de sus búsquedas y de su inquebrantable espíritu innovador. En medio de esa misión que busca siempre impactar de forma positiva y constructiva a la comunidad, ha acogido a cientos de miles de personas del país como estudiantes, que después de unos años han dejado su campus como egresados; como profesionales que replican en sus lugares de trabajo y sus campos de acción ese mismo espíritu.

“Vida: Fuerza o actividad esencial mediante la que obra el ser que la posee”

A lo largo de su historia, la Universidad del Valle se ha caracterizado por su excelencia. Algo que se ve reflejado en sus estudiantes, egresados, docentes, personal administrativo, instalaciones, publicaciones e investigaciones. Gracias a esto ha logrado mantener en repetidas ocasiones la vigencia de su acreditación institucional de alta calidad, un reconocimiento que garantiza a la sociedad que una institución cumple con los más altos requisitos de calidad y realiza sus propósitos y objetivos con coherencia con su naturaleza jurídica, identidad, misión y tipología. Esta acreditación se renueva cada cierta cantidad de años en función de determinados aspectos positivos y aspectos por mejorar. Ahora como en un ejercicio zen de autoconocimiento, la universidad se mira a sí misma, se recoge, se autoevalúa, hace un ejercicio retrospectivo para encontrar los destaques y las fallas que le permitirán aspirar a un nuevo ciclo de acreditación.




Práctica de ultimate. Centro Deportivo Universitario CDU. Campus Meléndez.
Foto por Fabricio Pérez


“Vida: Actividad que desarrolla una persona o una comunidad”

La vida universitaria es algo inherente a cualquier institución de educación superior y dentro de esta caben también la vida académica, la vida social, la vida cultural y la vida política. Univalle conjuga todo esto en medio de una dinámica de constante movimiento y evolución. La interacción de sus organismos, estamentos y facultades facilitan el crecimiento, la innovación y las labores de investigación, que están en el ADN de una institución que siempre ha tenido como objetivo fomentar la competitividad y el desarrollo social y económico del Valle del Cauca. Una manifestación evidente de esto es que, solo en el último año, la universidad invirtió alrededor de treinta mil millones de pesos en actividad investigativa, el cincuenta por ciento de los cuales fueron aportados con recursos propios.

“Vida: Cosa que contribuye o sirve al ser o conservación de otra”

En los últimos 8 años, la Universidad ha aportado 71 patentes a la sociedad (nacionales e internacionales) y más de 25 proyectos del SGR (Sistema General de Regalías), generando un alto impacto social y económico, además de muchos proyectos generados desde la articulación Universidad-Empresa-Estado-Sociedad. Si sumamos a esto las capacidades del sistema de regionalización, que propicia la formación integral de las comunidades en sus territorios, podemos evidenciar cómo estos aportes responden, además, a las necesidades particulares que se tienen en cada contexto, lo que hace mucho mayor el impacto logrado por la institución.

Lo anterior es posible, en gran parte, gracias a la gran cantidad de grupos de investigación, de los cuales 181 están reconocidos y clasificados por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e innovación (MinCiencias); de estos, 29 pertenecen a la clasificación A1 y 49 a la A (siendo estas dos las clasificaciones más altas posibles). A eso se puede sumar que hasta el momento (2021), en SCOPUS, que es una base de datos de referencias bibliográficas y citas de literatura peer review y contenido web de calidad, se registran 502 artículos publicados por autores de la Universidad del Valle en revistas indexadas.

“Vida: Propiedad o cualidad esencial de los animales y las plantas, por la cual evolucionan, se adaptan al medio, se desarrollan y se reproducen”

La evolución de la Universidad del Valle y su adaptación a las dinámicas actuales le ha permitido potenciar diversos aspectos clave para llevar su nivel de excelencia a nuevos alcances; entre ellos, es importante resaltar la proyección internacional para el desarrollo regional, que busca mejorar las condiciones de calidad de vida de la región al propiciar que la universidad se convierta en dinamizador social, cultural y artístico de su zona de influencia. Esta iniciativa se ve reflejada en los 221 convenios de cooperación internacional vigentes, donde destacan los 39 que se tienen con México, 29 con Brasil, 25 con España, 13 con Chile y 12 con Alemania.




Camino a Humanidades. Campus Meléndez.
Foto por Fabricio Pérez


Por otro lado, la internacionalización de los programas representa otro gran avance que se puede evaluar desde dos aspectos:

La ampliación de oportunidades de internacionalización en casa, y la acreditación internacional de programas académicos. La Internacionalización en casa permite ampliar las posibilidades de internacionalización desde el hogar o internacionalización conectiva, aprovechando las posibilidades de intercambio que ofrece la mediación tecnológica. El Catálogo PIAT ofrece a estudiantes extranjeros la posibilidad de matricular asignaturas en presencialidad asistida por tecnologías (PAT), ofrecidas por los distintos programas de la Universidad del Valle y así mismo permite a nuestros estudiantes matricular asignaturas en otras universidades internacionales.

El otro aspecto es el de Acreditaciones y Premios Internacionales: Cada vez son más los programas académicos que voluntariamente aplican a procesos de acreditación internacional, lo cual permite la evaluación constante de la oferta académica según los criterios internacionales de hoy en día, lo cual a la vez se traduce en el reconocimiento de la calidad de la formación y el posicionamiento de los programas de la universidad en el ámbito internacional.

La Universidad del Valle también viene trabajando fuertemente en su posicionamiento como líder en la política pública regional a partir del fortalecimiento de la vinculación y los mecanismos de comunicación con el entorno social, político y económico para así facilitar la solución de problemas estructurales de la región y del país, es por eso que hasta el 2020, las actividades de educación continua por unidad académica, ascienden hasta 544, las actividades de proyección social, actividades académicas, culturales y científicas de extensión por unidad académica y administrativa llegan hasta 1.709 y el número de participantes de programas de promoción y visibilización de la Universidad del Valle, registra 9.269 personas.

“Vida: Animación, vitalidad de una persona o de una cosa”

El movimiento es vida, así como la evolución es vida, por eso la Universidad del Valle rebosa de ella. Su constante búsqueda de la excelencia y del impacto positivo en su entorno la mantienen siempre a la vanguardia, buscando soluciones e innovaciones para mejorar la vida de las personas de la región y el país. Esto lo han reconocido sus pares, así como el Ministerio de Educación Nacional a través de la acreditación institucional de alta calidad, que más allá de ser un reconocimiento a todos los esfuerzos que se hacen por ofrecer el la mejor educación superior posible en un contexto específico, es un incentivo para seguir creciendo, seguir adaptándose y seguir rebosando vida.



El lago y la iguana, campus Meléndez.
Foto por Fabricio Pérez





Viernes de Audiciones, CDU, campus Meléndez.
Foto por Fabricio Pérez


Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )