Entrevista – Primera Línea Resistiendo para la Paz

Primera Línea, Resistiendo para la Paz
El documental. Entrevista a la directora Alejandra Tovar



Por: John Alexander López
Estudiante de Filosofía




Logo del documental Primera Línea. Resistiendo para la paz.
Foto: Cortesía Alejandra Tovar. Diseño de Leonardo Rodríguez.


Alejandra Tovar, es la directora del documental dedicado a los jóvenes de Primera Línea cuyo objetivo busca mostrar el lado cultural y humano de las manifestaciones que han ocurrido en el marco el Paro Nacional. Durante seis semanas ella con su equipo de grabación se han dedicado a recorrer varios de los puntos de concentración de la ciudad como Siloé, Puerto Resistencia, Puerto Maderas, Sameco, Loma de la Dignidad y Paso del Aguante, recogiendo entrevistas y testimonios de los habitantes del sector. Actualmente este documental hace parte de un proyecto trasnmedia del Colectivo RePazCol (Remar para la Paz, reconstruir para la Paz y resistir para la Paz) con el que esperan concretar varios proyectos a futuro como la creación de un canal de podcast, la construcción de un museo de la memoria con donaciones de elementos de los jóvenes de Primera Línea y la producción de un disco musical. Conversamos con Alejandra sobre los pormenores del documental que está en proceso de edición, del proceso de grabación y su experiencia durante esas seis semanas de rodaje.


Cuéntanos un poco sobre cómo surgió la idea de este documental

La idea del documental surge de una necesidad hacia finales de la primera semana de la protesta, y es el de buscar el lado humano de la misma. Lo que estábamos viendo en los medios de comunicación tradicionales era una mirada asociada al vandalismo, la destrucción y la violencia, pero en realidad queríamos saber quiénes estaban detrás de las capuchas y cuáles eran las actividades como tal que emergían en esos puntos de resistencia. Así nació un poco la idea, nos arriesgamos a salir a las calles con un equipo de trabajo muy pequeño que en el tiempo ha venido creciendo y ya estamos en nuestra sexta semana de grabación.


¿Cómo ha sido ese proceso desde el primer día?

El primer día de acercamiento con los chicos y las chicas de Primera Línea para nosotros fue un poco difícil en el sentido de que ellos no querían hablar, tenían miedo de que de pronto nosotros fuéramos infiltrados, pero poco a poco nos hemos ido ganando la confianza de ellos, hemos conocido sus historias, (unas historias más difíciles que otras), pero todas en general con una necesidad latente desde diferentes puntos de oportunidad, de educación, de salud, de acceso a un empleo digno como tal. Lo que hemos visto y que nos ha parecido muy interesante en medio de toda esta ola de muertes que se han generado a partir de esta protesta es el resignificado de los puntos desde el territorio, el espacio de lo público donde la comunidad se apropia de él y empiezan a emerger un sin número de manifestaciones, desde la olla comunitaria hasta quienes ofrecen sus servicios de manera comunitaria como son todo el personal de misión médica. Pero también vemos que los fines de semana empieza a involucrarse muy fuerte la cultura, expresiones artísticas y culturales de los barrios de la ciudad sin ningún interés más allá de mostrar la protesta y desde una mirada cultural.


Además de las dificultades que han encontrado, en este caso la timidez de los chicos a hablar ¿Qué otro tipo de situaciones adversas han encontrado?

Solamente hubo dos momentos, uno, en que estábamos grabando y se escuchó el rumor del Esmad, entonces tocó tener precaución, eso fue a plena luz del día. Hubo otra situación en la que estábamos grabando y a unos treinta metros aparece un policía y dispara en la pierna de un manifestante. Nosotros no hemos tenido la oportunidad de percibir y vivir los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes debido a que nuestro documental lo grabamos durante el día. Queremos por supuesto mostrar ese parte de violencia pero de una manera simbólica, lo que queremos básicamente es dignificar las voces de los olvidados, de los desplazados por la violencia, de los que no han tenido esa oportunidad de expresarse, que este sea también una manera de dignificar su presencia en relación con esta protesta social, también que podamos dejar en evidencia la violación hacia los derechos humanos por parte del gobierno nacional, y también que sirva como un producto que pueda generar luces para esclarecer los hechos de violencia en el marco de los que se ha considerado como un estallido social


¿Hay alguna anécdota que haya ocurrido durante la grabación del documental? ¿Algo significativo como producto del contacto con los participantes de las concentraciones y los chicos de primera línea?

Yo creo que nosotros hemos encontrado en las personas de Primera Línea una familia más; unos amigos más. De hecho, a veces por el corre corre de las grabaciones no alcanzamos a almorzar para lograr llegar desde un punto de resistencia a otro porque siempre estamos pensando que en cualquier momento lo van a desbloquear, entonces tenemos que ir a hacer las entrevistas y correr de un lado hacia otro, y ellos han percibido por algún cometario que nosotros hacemos entre nuestro equipo. Por ejemplo, un día en Puerto Maderas, cinco de la tarde, no hemos almorzado y los chicos de primera salieron corriendo a traernos el sancocho de la olla comunitaria. A Leonardo, nuestro compañero de trabajo, le trajeron arroz con pollo. Y en los diferentes momentos en los que hemos estado en los diversos puntos de resistencia ellos amablemente aparecen con lo que ellos hayan cocinado en la olla comunitarita, se han sentado a comer junto a nosotros, y mientras comemos vamos hablando del país, debatimos sobre la ciudad, sobre lo que es la protesta y porqué protestan. Entonces eso ha sido muy significativo porque nos hemos ido ganando la confianza de ellos poco a poco a lo largo de estas seis semanas de grabación.


Grabación del documental en en barrio Siloé (Cali).
Foto: Cortesía Alejandra Tovar.


¿Cuáles son las expectativas que tienen alrededor de este documental? ¿Qué tanto se ha comentado del proceso previo? ¿Alguna fecha estimada del lanzamiento?

Buena pregunta. Este es un documental independiente, nosotros no contamos con apoyo financiero de ninguna entidad, y a pesar de eso no hemos parado las grabaciones, aunque el recurso económico para nosotros es bien importante y por eso tenemos una campaña de donación abierta. Próximamente tendremos una página web con un botón para que la gente pueda donar desde $10.000 en adelante, entonces dependiendo un poco de esto podríamos hablar de la rapidez con la que pueda salir el documental. Para nosotros sería ideal que este documental estuviera listo en un lapso de tres meses, a más tardar cuatro meses. Queremos primero llevarlo a los territorios, mostrarlo junto a las personas que hicieron parte de la primera línea y que al finalizar cada proyección en cada punto de resistencia de la ciudad podamos hacer conversatorios con la comunidad acerca de temas tan importantes como temas políticos, temas de constitución, derechos humanos, el derecho a la protesta, toda esta esta cantidad de temáticas que pudiéramos abordar alrededor de este documental. Queremos ir a las diferentes ciudades del país y poderlo proyectar en salas de cine alternativas, queremos también hacer presencia en festivales de cine donde los derechos humanos sean ese hilo conductor. Ya tenemos un par de acercamientos con un festival de cine de derechos humanos en Suiza y otro en Italia. El Festival de Cine de Cali también ha hecho acercamientos con nosotros porque quieren tener este documental para la versión 2021. Tenemos una empresa que son un par de caleños que residen en Bogotá y ahora están fuera del país que aportarán en la postproducción del documental haciéndonos una donación en cuanto a colerización y montaje.

Vamos a trabajar con un chico de Cali en el premontaje, y la semana pasada, Simón Jaramillo, un caleño que hace parte una empresa se ofreció a aportarnos en el diseño sonoro. Entonces creemos que el documental está creciendo de una manera muy bonita. Somos actualmente un equipo de trabajo de aproximadamente quince personas, e incluso hay dos personas de primera línea trabajando dentro del proyecto. Uno de ellos es un chico de Puerto Maderas que lo descubrimos porque nos pasó le celular y nos empezó a mostrar todas las fotos que había hecho durante todas estas semanas de protesta y descubrimos que tiene un ojo y un talento enorme en lo audiovisual, entonces lo hemos vinculado al proyecto y le estamos dando una bonificación económica semanal, que no es mucha, porque repito, este documental es independiente y ni siquiera yo como directora tengo un salario en este momento. Y tenemos a una persona de primera línea de Siloé que está aportándonos en el proyecto en cuestiones administrativas.


Ya que estás hablando un poco sobre el personal que integra el documental, cuéntanos un poco sobre ti y el resto del equipo que lo conforman.

Yo soy periodista egresada de la Universidad Autónoma de Occidente, tengo una especialización en gerencia social de la Universidad Javeriana, con un diplomado internacional en producción ejecutiva con énfasis en cine que logré hacer una organización que se llama Cinefilia en la ciudad de Medellín. También tenemos a Leonardo Rodríguez (más conocido como Leo), es musico, vocalista de la Orquesta Clandeskina, él es el diseñador de nuestro logo oficial y que además de manera coincidencial los chicos de Puerto Resistencia se reúnen un día, buscaron en Google y deciden pintar el logo de nuestro documental en el piso sobre la Av Simón Bolívar, pero ellos no tenían ni idea que era nuestro logo y fue una sorpresa bonita para nosotros. También Leo nos está ayudando con temas de edición, también está apoyando la parte de página web y es la persona que durante cinco semanas nos estuvo llevando y trayendo por todos los rincones de la ciudad. Tenemos a Alexandra Castañeda, historiadora de la Universidad del Valle, ella está haciendo un aporte investigativo junto con Diana que es psicóloga de la misma institución. Tenemos algunos actores vinculados de la Universidad Nacional quienes están aportando el contenido del contexto de la historia, del porqué se genera este estallido social. Tenemos a dos personas haciendo foto fija cuando vamos a las grabaciones, y también a Juan y David, dos camarógrafos que hacen parte del equipo y que con ellos salimos a grabar todas las semanas. Tenemos dos personas vinculadas a la página web que fue una donación cuando vieron nuestra campaña en Facebook y tenemos a un chico de Cali que nos va a apoyar en la parte de premontaje Ha sido cosa superbonita que crece de un sentir popular y con los aportes de todos. Dentro de la campaña que tenemos en Vaki habíamos dicho que íbamos a aportar un 10%, pero creo que hemos superado más del 20% en apoyar a la comunidad porque como vemos hay muchas necesidades, pero sobre todo la necesidad más básica que ellos tienen ahorita es la alimentación.

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )