Entrevista – Mirada crítica al ecosistema cultura del Petronio Álvarez

Mirada crítica al ecosistema cultural del Petronio Álvarez

El sociólogo y profesor titular de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad del Valle, Fernando Urrea Giraldo estuvo de visita en La Palabra, y conversamos sobre su reciente trabajo de consultoría, relacionado con los cuatro componentes de la muestra de Industrias Culturales del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez, con el fin de contribuir a la definición de lineamientos conceptuales claros para su desarrollo.


Por: Harold Pardey Becerra
Comunicador Social y Periodista




Fernando Urrea, sociólogo y profesor universitario.
Foto: Óscar Hembert Moreno Leyva.


La Palabra: Cuéntanos de esta iniciativa tuya de hacer una investigación con la dimensión que tiene el Festival Petronio Álvarez ¿cómo surge y ha sido su desarrollo?

Fernando Urrea: En realidad la investigación fue una solicitud que me hizo personalmente la Organización Internacional de las Migraciones OIM en relación también con la Secretaría de Cultura de Cali, para hacer una conceptualización de la muestra de Industrias Culturales en las cuatro líneas: cocina tradicional, bebidas, artesanías, moda y estética. A finales de marzo y principios de abril del año 2.017, me contactó la OIM, y me planteó que les hiciera una propuesta para trabajar esta problemática. Acepté, y era la primera vez que hacía un trabajo así en profundidad vinculado al Petronio Álvarez. En este caso no es la música, sino lo que se ha desarrollado alrededor del festival, y que ha tenido el nombre de Industrias Culturales desde el 2.008 en la época de la alcaldía de Jorge Iván Ospina.

Yo he sido un fiel seguidor del Petronio desde sus inicios en 1.997, unas tres o cuatro veces he estado ausente, y ha sido por razones de estar de viaje fuera del país, pero era la primera vez que yo abordaba esa temática. Aunque si he tenido ver con muchos trabajos que se han hecho alrededor del Petronio. He dirigido algunos trabajos de grado, uno de ellos que lo cito bastante en este estudio, y además he referenciado el festival en otras investigaciones que he realizado sobre la gente negra en Cali y en el contexto de la región Pacífico.

El título del informe final se llama: “Cali y su relación con el Pacífico en el proceso de patrimonialización de saberes, prácticas y objetos en la muestra de industrias culturales del Festival de música del Pacífico Petronio Álvarez” .

De entrada le manifesté a la OIM que no iba a hacer un trabajo técnico de informe de consultoría sino que estaba interesado en hacer una reflexión más a fondo sobre estos fenomenos de patrimonialización de la cultura inmaterial, que es el discurso narrativo que funciona en los últimos 20 años a partir de la UNESCO que construye ese modelo de la cultura inmaterial. Ya hay una tradición que el Ministerio de Cultura ha construido alrededor de esto, y cualquier evento cultural pasa por este discurso. El Petronio por excelencia se enmarca en este discurso, y por supuesto las actividades colaterales que han venido creciendo alrededor de la actividad musical.




Foto: https://www.elpais.com.co/entretenimiento/comienza-la-fiesta-del-petronio-alvarez-2017-homenajes-conciertos-y-otros-atractivos.html


LP: De acuerdo a su investigación, ¿cómo se define quienes hacen la curaduría del patrimonio inmaterial en el ecosistema de las Industrias Culturales, y las dinámicas de mercadotecnia cultural que ocurren con los saberes ancestrales de la población del Pacífico?

FU: Las llamadas Industrias Culturales, es fundamentalmente la integración al mercado capitalista de las producciones culturales locales, cómo todos los saberes, prácticas y objetos de las poblaciones locales son integradas al mercado internacional, y se construye también a partir de la alcaldía de Jorge Iván Ospina en el 2.008 que introdujo eso, hubo un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo-BID en esta dirección, y eso casi todo lo coordinó el Icesi, y a partir de ahí comienza toda esta narrativa de las Industrias Culturales.

La perspectiva nuestra es muy crítica frente a eso, pero señalando que es inevitable este proceso de interacción entre lo local y lo global, en este caso lo local son poblaciones negras e indígenas de la región Pacífico, pero entendiendo la región Pacífico no solamente el litoral, sino la centralidad de Cali, porque por lo menos una gran parte de Cali es el Pacífico, es decir la migración. La presencia del Pacífico en Cali es histórica y muy fuerte, no solamente en términos de la música sino de la cocina, las artesanías, la moda y la estética, pasa por Cali, la gente, las redes de parentesco sobre todo del oriente de la ciudad. Sin eso el Petronio, no tendría ninguna posibilidad, entre otras cosas porque en términos demográficos, y de un cosmopolitismo de gente negra, Cali es el único espacio posible de poderse hacer un festival de estos. Y no es viable ni Buenaventura, ni Quibdó, ni Tumaco, porque son siempre entornos locales. Aquí en Cali tenemos unos entornos globales, y gente que vive acá, alrededor del 35% de la población caleña es negra, entonces en ese sentido el Petronio se expresa.

El punto central es en qué medida estos saberes locales, a través de sus portadores, y la mayor parte son mujeres, se les da una salida al mercado, obviamente capitalista,, pero sin que sean colocadas en la parte más débil de la cadena, sino que haya una posibilidad de que todos estos saberes locales puedan negociar mejores condiciones del valor agregado que les retorne a ellos, y que retorne a los lugares de origen en el Pacífico pero también obviamente a la ciudad de Cali.

La tendencia a veces es que, esto entra en una lógica de subordinación tal, donde inclusive agentes blancos mestizos que no son de la región siquiera, terminan digamos como una minoría empresarial controlando este tipo de muestras y expresiones.

Lo que interesa en el caso del Petronio mientras se mantenga como un espacio público, esto es demasiado importante, y no privado, hay posibilidades de garantizar lo que se ha venido dando, y es que la gente del Pacífico, y que vive en Cali, y la que va y viene del Pacífico, sean realmente los principales beneficiarios de todos estos procesos de la muestra cultural.

Esa es digamos la puesta en marcha de la propuesta que presentamos en las conclusiones, defender el carácter público que ha tenido el Petronio hasta ahora. Si llegara a evolucionar a ser un evento privado como la Feria del Cali, sería su muerte, y sería el despojo de todos estos saberes, precisamente por agentes externos o por las élites de la ciudad, que obviamente les interesa esto como un espacio turístico, y está muy bien ese espacio, pero en la medida que se beneficien la gente negra e indigena que son los que presentan sus conocimientos y manejos en gastronomía, bebidas ancestrales especialmente viche, artesanías y la moda y estética.

El informe agarra de una manera muy especializada cada modalidad, y muestra como hay una tradición que se ha venido construyendo, y como el Petronio ha sido el vehículo de esa construcción. No es que desde la alcaldía de Jorge Iván Ospina se dio todo, ya la bebida y la cocina existían desde el primer Petronio.




Foto: https://www.rcnradio.com/colombia/pacifico/herencia-timbiqui-iniciara-concierto-apertura-del-festival-petronio-alvarez


LP: Antes eran prácticas mucho más marginales…

FU: Claro, pero ni tan marginales. El trabajo de grado de Diego Ocasiones, que yo lo cito acá, que se lo dirigí, y se realizó entre el 2009 y 2010, y es la mejor monografía que conozco sobre la historia del festival. Es el trabajo más detallado sobre los remates, también él describe las pasarelas de moda organizadas en el barrio Granada y el Club Colombia, o sea no era tan marginal, y luego Jorge Iván Ospina le dio el impulso al festival pues le puso un presupuesto grande.

LP: Y luego se vuelve mucho más mediatizado…

FU: Exactamente, y fue creciendo el espacio de moda, artesanía, peinados y las bebidas. En las dos últimas versiones del festival realmente se logra lo mejor, eso fue una feria de comidas impresionante. Nunca se había visto tanta gente de las elites blancas comiendo allá.

LP: Ese es un elemento nuevo que lo señalas en el estudio, es cómo se ha ido ampliando el Petronio a otros sectores y clases sociales que cada vez llegan más al festival, y utilizas el concepto de democracia racial.

FU: Eso es demasiado importante, es decir el Petronio se ha convertido en un espacio interclasista muy positivo para la gente negra, especialmente porque significa el reconocimiento que forma parte de la ciudad. Sin ellos, Cali no sería lo que es hoy en el sentido de expresión cultural. Para el suroccidente colombiano, la puesta en escena de este evento es un espacio de democracia racial, donde están todos los colores de piel y por supuesto para que ocurra, están todas las clases sociales, en cambio la Feria de Cali hoy en día, es la negación de una democracia racial.




Fernando Urrea y Darío Henao.
Foto: Óscar Hembert Moreno Leyva.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *