Editorial – Salud Glocal

Salud Glocal




Margaret Keenan fue la primera persona en el mundo en recibir una dosis de la vacuna contra el covid-19 en un hospital de Coventry, centro de Inglaterra.
Foto: https://elpais.com/sociedad/2020-12-08/una-mujer-de-90-anos-la-primera-persona-en-recibir-la-vacuna-de-pfizer-contra-el-coronavirus.html


Jamás los seres humanos habían vivido la arrasadora e ineludible presencia de un virus tan letal a nivel planetario. Las más alejadas ciudades – pequeñas, medianas y grandes, en diferente escala – de cualquiera de los cinco continentes han sufrido los estragos del indeseado virus. Lo global y lo local se entrelazan dentro de la misma esfera en estos tiempos de pandemia. La OMS llama siempre a realizar acciones mancomunadas de todos los países, a estrechar la cooperación, para enfrentar un mal que atenta contra miles de millones de habitantes de la tierra.

Cuidar de la vida y la buena salud resulta incómodo en estos tiempos de encierro, pero necesario. Las normas de bioseguridad son prioritarias en detrimento de todo lo demás. Conceptos totalmente nuevos como el “distanciamiento social”, el “aplanamiento de la curva” o el “R0” de un virus llegaron a la vida de las personas para reorientar sus comportamientos. Esta dura realidad, por ejemplo, ha llevado a las familias en todos los países a renunciar a momentos trancendentales: graduaciones, bodas, cumpleaños y funerales. El encierro y el aislamiento han provocado el estrés con impactos graves en la salud mental de mucha gente. Para no hablar de la devastadora recesión de la economía mundial que afecta a las poblaciones más pobres – el aumento de la desigualdad ha crecido exponencialmente con la pandemia -, a lo que se agregan miles de millones de niños que han perdido tiempo de escolaridad y de muchos que no podrán volver por la pobreza de sus familias. Las formas de trabajo cambiaron con consecuencias que aún es muy temprano para evaluarlas.

Con la pandemia la salud mundial se volvió local. La mortalidad afectó a países ricos y países pobres. Como el caso de los Estados Unidos, el primer país con más muertes y contagiados del mundo. Se derrumbaron las fronteras, aunque no se puede soslayar que los países más ricos podrán vacunar con mayor celeridad que los países más pobres. Colombia, no siendo de los más pobres y pese a ser de los primeros en desigualdad en el mundo, está en la lista de los más atrasados en comprar la vacuna.

A todo lo que sigue con la trastornada economía después de la vacunación, los expertos le llaman economía postpandémica. Toca ver si se tornan más productivas e inclusivas, que redistribuyan la aberrante concentración de la riqueza que hoy impera en el mundo.

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )