Editorial – El río de la patria

El río de la patria





“La locura de Colombia fue la que me salvó”, confiesa Wade Davis en su reciente libro Magdalena. Historias de Colombia, una declaración de amor al país que ha recorrido como etnobotánico desde los años 70. Su reconocido libro El rio: exploraciones y descubrimientos en la selva amazónica (2002) , ya daba cuenta de su primer recorrido tras las huellas de su maestro, el reconocido etnógrafo y etnobotánico de Harvard, Richard Evans Schultes, quien se internó en la Amazonía noroccidental colombiana, visitando sitios donde nadie había estado, convivió con docenas de tribus, y colectó en su expedición 20.100 especies vegetales, 300 de ellas “nuevas para la ciencia”, erigiéndose en autoridad mundial en plantas alucinógenas y medicinales del Amazonas. Una historia de la cual se ocupó el documental Apaporis del cineasta univalluno Antonio Dorado.

Wade fue embrujado por nuestras esplendorosas cordilleras, nuestros caudalosos ríos, nuestra riqueza natural, nuestras diversas y valiosas expresiones culturales, y sobre todo, por la creatividad y la tenacidad del pueblo colombiano. El extraordinario relato acerca del río Magdalena, conjugando todos los tiempos y múltiples saberes que se entrecruzan, constituye un valioso aporte para la Colombia de hoy y el reto de construir una nación próspera y en paz. Y buena parte de este empeño pasa por el río de la patria y sus afluentes, entre los cuales su principal afluente, el Cauca, que atraviesa y fertiliza al Valle del Cauca.

Este libro es un bello y necesario regalo para los colombianos. Al leerlo realizamos un esperanzador viaje fantástico por la geografía de la cuenca del río de la patria, con belleza literaria, exuberancia y rigurosidad. En sus cuatro capítulos, incluido la introducción y el ensayo bibliográfico y las hermosas páginas de leyenda del Alto, el Medio y el Bajo Magdalena, entendemos cómo hizo posible la nación. En sus aguas se funda este país. Asistimos en sus páginas al itinerario desde las alturas nevadas donde nace el agua que nutre la macro cuenca del Magdalena-Cauca, hasta su fluir sin retorno a Bocas de Ceniza, espacio vital donde transcurre gran parte de la vida colombiana.

El libro de Wade Davis le brinda a los colombianos la oportunidad de reencontrarnos con el río, para estudiarlo, para reinterpretarlo, para comprenderlo a raíz de las nuevas urgencias climáticas del mundo, para rescatarlo, para convertirlo en un río de vida. Y darnos, con su rescate, una gran oportunidad como nación. Conectarlo con su principal afluente, el Cauca, y todo el entramado de ríos que irrigan la bicuenca que configuran, es una tarea pendiente para encontrale salidas al urgente progreso y bienestar de Colombia.

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )