Editorial – El desastre climático

El desastre climático




Foto: https://cronicon.net/wp/cifras-que-muestran-la-gravedad-del-cambio-climatico-en-america-latina/


Las impactantes imágenes de los arrasadores incendios en Australia han llamado la atención de la opinión pública mundial. El sistema capitalista en su fase depredadora – el inhumano neoliberalismo – ha provocado las alertas a todos los niveles para un cambio de rumbo en la relación de la sociedad con el medio ambiente, si no queremos acabar con el futuro del planeta. Si no se toman medidas en lo micro y en lo macro, más temprano que tarde la Pacha Mama, como la llaman los indígenas de muchas regiones de nuestro continente, pasará la cuenta de cobro por todos los desmanes causados por los humanos.

Los incendios de Australia nos indican cómo puede seguir empeorando el cambio climático. Más allá de cualquier incertidumbre científica, ya llegó y lo estamos sufriendo. Como señalan los expertos, el aumento global promedio de temperatura ya se encuentra en los 0,8ºC (en relación a los registros del último siglo). Las principales causas han sido la quema de combustibles fósiles y los cambios en el uso de la tierra, que han liberado dióxido de carbono (Co2) y otros gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera, desde el inicio de la Revolución Industrial en el siglo XVIII.

No podemos seguir de espaldas a una realidad como la pérdida de biodiversidad, el derretimiento de glaciares, los fenómenos climáticos extremos, la acidificación de los océanos, los cambios en los hábitats, entre otros. Estos impactos repercuten en las comunidades, afectando gravemente a millones de personas, causando muertes y generando pérdidas económicas incalculables mientras la pobreza sigue siendo el más pujante y vergonzoso flagelo en el mundo. Los impactos actuales del cambio climático son severamente preocupantes, pero un aumento de la temperatura global promedio de 2ºC, llevaría a impactos proyectados mucho más peligrosos e irreversibles. Una tragedia mayor puede ser evitada si se comienza a actuar ya.

Antes de Australia, de no poca magnitud, fueron los incendios en la Amazonía, transformados en una crisis internacional. La cumbre del G7 en Biarritz, Francia, pactó acuerdos para ayudar a combatir los incendios amazónicos. Lo que debe reflejarse como ejemplo en cada país – en sus regiones y localidades – como una política prioritaria en la cual las comunidades deben participar y contribuir.

Colombia es el tercer país del mundo más vulnerable frente al cambio climático. Como para el resto del mundo, urge una transición hacia un modelo de desarrollo bajo en carbono y resiliente al cambio climático. Tenemos que promover la producción de energía limpia, además de otros campos que debemos cuidar, si queremos alcanzar el objetivo de mantener la temperatura global por debajo de 1.5 grados centígrados.

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )