Editorial – Democracia y desarrollo

Democracia y desarrollo






El Foro Pensar América Latina después de la pandemia, organizado por la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires el pasado 23 de junio, y transmitido en directo por varias plataformas de Internet, contó con la participación del presidente Alberto Fernández, Luis Inácio Lula da Silva, así como personalidades, investigadores de las Ciencias Sociales de la región y el Premio Nobel, Adolfo Pérez Esquivel. (Ver https://www.clacso.org/pensar-america-latina-despues-de-la-pandemia). El tema de la democracia y el crecimiento económico fue asunto central.

“Creo que lo que salvará a América Latina después de la pandemia es una palabra llamada democracia. Una democracia estatal fuerte para cuidar a la gente. Porque lo que ha demostrado esta crisis es que el mercado no va a salvar la vida de nadie”, enfatizó el ex presidente del Brasil. Una apreciación que con todos sus matices está al orden del día en estos tiempos de arrasadora pandemia. Importantes sectores de la economía (pequeños y medios sobretodo), y en especial los sectores más pobres de la población, han sido los más afectados por el coronavirus, un callejón hasta el momento sin salidas claras ante la amenaza del surgimiento de nuevas cepas más letales.

El presidente argentino, Alberto Fernández, aseveró: “La política es una accion ética. No puede poner en tela de juicio si es la vida lo más importante. Es un falso dilema preguntarnos en elegir entre la vida y la economía”, expresó y agregó: “La política debe garantizar que el hombre se convierta en un ser mejor. Existen quienes creen que lo más importante son ellos mismos, (en alusión a los gobiernos capitalistas) que con una mala gestión han dejado en condiciones de vulnerabilidad la vida de millones de personas”. En tal sentido, complementó Lula, “solo la democracia permitirá que las personas sean capaces de discutir el modelo político que los guía, que el presupuesto se asigne en función de los problemas de la gente para que el Estado sea el verdadero conductor de la economía y a la vez logre proteger las vidas humanas”.

Finalmente, obtuvo consenso en el Foro la necesidad de una América Latina unida y organizada como bloque económico que tenga fuerza de negociación con las potencias mundiales. Viejo anhelo que siempre ha encontrado obstáculos. El derecho a la autodeterminación de los países debe primar, y en especial para el caso de América Latina, se reclama flexibilización de la política externa de los Estados Unidos hacia el continente, esto es, no crear obstáculos a su crecimiento, a sus procesos democráticos y a su organización como bloque autónomo y soberano ante el mundo. América Latina tiene derecho a crecer con democracia y bienestar para sus ciudadanos.

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )