Editorial – Cali: dos ciudades

Cali: dos ciudades





De la Cali aldeana a la metropolitana hay bastantes rutas y caminos por explorar como lo demostró Edgar Vásquez en las 320 páginas de su libro La historia de Cali en el siglo XX.
Con dos décadas corridas en el siglo XXI, muchas han sido las transformaciones que ya anunciaba esta imprescindible historia de la Sociedad, la Economía, la Cultura y el Espacio de la ciudad. Leer el libro hoy, después del estallido social de mayo y junio, fenómeno inédito en nuestra historia moderna, nos adentra en las ciudades ocultas, en procesos continuos y discontinuos que configuran a la Sultana del Valle.

Una vez la ciudad rompió el cascarón de la aldea colonial, con la llegada de los primeros pitos del Ferrocarril del Pacífico el 1 de enero de1915, se iniciaron en las décadas siguientes cambios en las estructuras sociales, en las mentalidades, la moral, la cultura urbana y los patrones de consumo. Y en este proceso cumplieron un papel decisivo la llegada de los inmigrantes del Pacífico Vacaná (Valle, Cauca y Nariño), de Antioquia y el viejo Caldas, el Tolima grande y el Ecuador, además, en menor cantidad, de inmigrantes italianos, chinos, sirios, libaneses, alemanes, franceses y japoneses. Con esos nuevos habitantes se fue construyendo la urbe moderna, en medio de conflictos, de idas y vueltas que hasta hoy la marcan, como la influencia nefasta del narcotráfico.

Edgar Vásquez destaca la gran presión que ejercieron los inmigrantes sobre la tierra, con grandes ocupaciones de hecho, desde El Rodeo en los años sesenta hasta el Distrito de Aguablanca en los ochenta. El conflicto social era agudo. Todo lo que se hizo para resolverlos dio lugar a la redefinición, consolidación y distribución socio-espacial hasta configurar lo que visionariamente Vásquez denominó como “dos ciudades”: el espacio de los “excluidos” como anillo que rodea a Cali a lo largo de los cerros y de las márgenes del río Cauca, y la ciudad de los “incluidos” que ocupa el interior. En esa ciudad operan las grandes redes viales que conectan y a la vez fragmentan, las nuevas tecnologías de la información, la ciudad multicéntrica con miles de redes con la región y el mundo, en la cual conviven las más profundas desigualdades con la más absurda concentración de la riqueza.

De esta separación proviene el estallido social que lideraron los jóvenes de las barriadas del Oriente y los Cerros. Esas tribus urbanas que no tienen espacio para trabajar y educarse salieron a la protesta porque ya no aguantan más la ciudad y el país excluyente que les ha tocado vivir. De la mano del libro de Edgar Vásquez, que estará próximamente disponible en la Web de La Palabra, los caleños, especialmente los jóvenes, pueden adentrarse en esas ciudades ocultas que hoy se sacuden para no ser más las mismas.

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )