CVI – A propósito de la definición de localidades para Santiago de Cali

A propósito de la definición de localidades para Santiago de Cali
Declaración pública al Concejo Municipal

Desde hace más de dos lustros el Departamento de Geografía de la Universidad del Valle viene desarrollando el Foro Abierto a la Ciudad Pa’dóndevaCali. Este foro tiene como antecedente el trabajo del Grupo Cámpolis, que, por más de una década, promovió debates ciudadanos en el marco del interrogante: ¿Qué ciudad queremos?


Por: Departamento de Geografía
Universidad del Valle




De izquierda a derecha: líderes comunitarios Jhon Jaramillo y Andrés Caicedo (corregimiento La Buitrera); profesor Enrique Rodríguez (Universidad Icesi); profesor Jaime Perea (Universidad del Valle), y Debaye Mornan (Casa Cultural El Chontaduro).


Después de abordar, en versiones anteriores del foro, temas como la Revisión y ajuste del POT, la política educativa en el Municipio, las Megaobras, entre otros, en este caso, continuamos con un ciclo de opinión que hemos denominado Universidad y Ciudad, el cual abrió el año pasado con un evento rotulado “Sombras y luces sobre la movilidad en el sur de Cali”. El orden sombras y luces no fue casual; nos interesaba el diagnóstico, la interpretación y las posibles soluciones en camino, conscientes, desde luego, que la focalización en el sur de Cali implicaba pensar necesariamente el problema de la movilidad en Cali.

Ahora proseguimos el desarrollo de este ciclo con el tema “La definición de localidades en el municipio de Cali”, contando con la participación, en calidad de ponentes, de los profesores Jaime Perea (Universidad del Valle); Enrique Rodríguez (Universidad Icesi) y; de los líderes comunitarios Jhon Jaramillo y Andrés Caicedo (corregimiento La Buitrera) y Debaye Mornan (Casa Cultural El Chontaduro).

De acuerdo con la nueva normativa (Ley 1617 de 2013), el municipio de Cali tiene que ser dividido en localidades, según las características sociales de sus habitantes, con una homogeneidad relativa, lo que conlleva la desaparición de comunas y corregimientos. Cada localidad tendrá un alcalde local y una junta administradora local compuesta por ediles, cuyo número no podrá ser superior a 12 (aunque la misma Ley establece que serán de 9 a 15 ediles).

Como guía de la discusión, en el Foro se plantearon los siguientes interrogantes: ¿Cómo se gestó la Ley que erigió a Cali como Distrito Especial? ¿A qué visión de municipio le apunta Cali Distrito Especial? ¿Con qué criterios rectores se deben determinar las “localidades” que exige la nueva condición de Cali como Distrito Especial? ¿Con qué horizontes de tiempo se cuenta para la definición e implementación de dichas localidades?

Escuchadas las cinco presentaciones, se dio paso al debate, en el cual se acordó, a modo de síntesis, dar a conocer a cada uno de los concejales, las conclusiones de consenso a las que llevó el Foro:

1. No existe una visión ciudadana que haya motivado la búsqueda y concreción de Cali como Distrito Especial. Esta condición dificulta el cumplimiento de la división del municipio en localidades, en tanto fueron razones ajenas a la mayoría de la población, y de dudosa justificación, las que motivaron la promulgación de la Ley.

2. Al no contar con esa visión de conjunto, tal división en localidades obliga al fraccionamiento del municipio sin que aún se tengan claras las metas que se persiguen. Siendo así, un ejercicio de tan compleja realización y alto riesgo se convierte en medio y fin en sí mismo, extraviando, de hecho, los posibles argumentos que lo sustentan.

3. Son muchas las dudas que afloraron en el debate, y que, con ese faltante, no podrían tener respuestas, por ejemplo: ¿localidades urbanas y localidades rurales o localidades urbano – rurales? ¿Obligan los gastos de funcionamiento y desde la antesala a un reducido número de localidades? ¿Qué variables y con qué ponderaciones se determinarían los límites y los respectivos contenidos de las localidades?

4. La inmediatez que fija la Ley no puede marcar el cronograma de la división del municipio en localidades. De espaldas a los ciudadanos y con tan poca claridad, no actuaría con responsabilidad un concejo municipal que está llamado, precisamente, a defender los intereses de la colectividad que les otorgó confianza.

5. Reducir brechas de todo tipo ha de ser tarea central de cualquier intervención territorial en el municipio. En esta dirección, es indispensable involucrar de manera real y no ficticia a la población excluida, reconociendo la histórica deuda social, cultural y ambiental que año tras año se ha venido acumulando en su contra.

6. Finalmente, es conveniente revisar con detenimiento los impactos que divisiones similares han producido en la gestión municipal de otros distritos especiales, tomando como criterios rectores de evaluación el fortalecimiento de la participación ciudadana, la equidad, la justicia espacial, y la protección del medio ambiente.

Hacemos un llamado entonces, a este distinguido cuerpo colectivo, para que en su análisis y discusión estas reflexiones puedan ser incorporadas como parte del haber colectivo que oriente una decisión al respecto.


Universidad del Valle, sede Meléndez, Cali
Auditorio Germán Colmenares
17 de junio de 2019




Foto: https://www.univalle.edu.co/lo-que-pasa-en-la-u/foro-pa-dondevacali-2019

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )