Crítica – Autores del Pacífico colombiano. Oscar Olarte Reyes y su “lucha almada”

Autores del Pacífico colombiano
Oscar Olarte Reyes y su “lucha almada”

Con una narrativa que mezcla la etnografía y la ficción, la prosa de Oscar Olarte Reyes nos invita a conocer los hilos que tejen el suroccidente colombiano y los encuentros interétnicos que han tenido lugar en el pacífico. El autor emprende lo que llama una “lucha almada” contra el olvido de los pueblos que habitan el litoral y conocen sus secretos.


Por: Julieth Narváez
Maestra en Ciencias Antropológicas





Óscar Olarte Reyes, escritor.
Foto: Tomada de Facebook.


Pocas veces nos encontramos con autores que narren con tanta apertura y honestidad historias que son el resultado no solo de un arduo proceso creativo, sino de un ejercicio de investigación cultural de larga data sobre un contexto que los atraviesa a nivel personal. Oscar Olarte Reyes es un autor colombiano que ha llevado sus impulsos artísticos y su pasión por el Pacífico a la literatura, la pintura, el teatro y la música; nutrido, principalmente, por un extenso registro etnográfico de la cotidianidad de los habitantes de una región de enorme complejidad cultural, azotada también por históricos procesos de marginación e indiferencia estructural.

Antropólogo de la Universidad Nacional de Colombia, nacido en la ciudad de Bogotá en los años cincuenta y cultivado en el suroccidente del país, este autor ha realizado una inmersión en los mares del golfo ecuatorial, con más de treinta mil horas de navegación, y ha habitado las costas nariñenses, el trópico chocoano y las convulsionadas urbes del suroccidente colombiano. Los frutos de esta aventura son obras como La saga de Juan Sueño, Prisioneros del ritmo del mar, La bella pirata, y trabajos de corte antropológico como Sociedades y ecosistemas en la llanura del Pacífico y El oro es frio, entre muchos otros.

Con una prosa que combina el relato etnográfico y la ficción, Olarte conduce a sus lectores por las corrientes del río Anchicayá, nos hace caminar junto a Tomasito Mandinga por la espesa selva del litoral caucano en busca de los saberes ancestrales de los indios habitantes del río Saija; y, con la misma facilidad, nos traslada a Cali, donde revive los cuerpos y fantasmas del Pacífico anidados en tabernas clandestinas y parajes místicos de la sucursal del cielo.

Oscar Olarte desafía las expectativas del lector, situándonos en muchas ocasiones ante textos que podríamos catalogar como no-ficción. En Prisioneros del ritmo del mar —un libro que ha sido editado desde 1988 hasta 2012—, por ejemplo, se mezcla la investigación antropológica a través de complejas genealogías que esclarecen un universo macondiano de tatarabuelos esclavos, madres parteras, hermanos hechiceros, hijos pescadores y nietas migrantes, con reflexiones muy íntimas acerca de su relación con el territorio y con los personajes que encarnan el espíritu de la región.

En El oro es frio (1994) encontramos una compilación de ensayos que, con enorme riqueza poética, reconstruyen ante nuestros ojos el paisaje del Chocó biogeográfico, nos revelan las consecuencias nefastas de la pesca industrial en el andén pacífico, y rememoran la trágica historia de esclavitud y sometimiento que ha atravesado a los pueblos que hoy por hoy habitan las tierras del margen suroccidental.

Morris Berman, un historiador y crítico social contemporáneo, asegura en su libro Cuerpo y Espíritu, que a los científicos sociales nos hace falta aprender de las artes para lograr encarnar en nuestro trabajo la sensibilidad de un acontecimiento o de un pueblo. Nos dice que nuestro reto radica en romper con el distanciamiento psíquico y emocional, con la falsa objetividad que nos impide comprender aquello que nos inquieta. Oscar Olarte, sin duda, surcando los caminos de la investigación antropológica, la autoetnografía y la ficción, logra retratar en distintos formatos los hechos, las realidades posibles y el alma del Pacífico colombiano, mostrándonos la complejidad cultural, ecológica, política y económica de una región que late en nosotros.

La narrativa de Oscar Olarte Reyes nos permite acercarnos a un universo cultural a través de lo que Stepan Olarte llama un “surrealismo tropical”, donde se conectan episodios cotidianos que ocurren en todos los rincones de un andén marítimo que enlaza a Buenaventura, Panamá y Esmeraldas, entre muchas otras costas. En tiempos de identidades exacerbadas, en los que se reivindica la diferencia, Olarte nos invita a conversar sobre lo que nos vincula en estas tierras del suroccidente, escenario de encuentros y mezclas culturales.

Entre sus líneas oímos con claridad los estruendos del mar, y sentimos los olores y sombras de las tierras tropicales; vemos subir la marea de la cultura del Pacífico, y adentrarse a contracorriente por los ríos de la región hasta llegar a las ciudades. Olarte nos permite reconocer puentes en lugar de muros, y entender la complejidad de nuestras relaciones interétnicas, ecosistémicas y espirituales.

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )