Crítica – A guisa de prólogo

A guisa de prólogo

Enrique Cabezas Rher
Título: Eros luce culpable de un crimen
Sial Pigmalión, 2019
288 páginas

Por: Medardo Arias Satizábal
Escritor





Alguna vez Gabriel García Márquez aseguró que Cien años de soledad no era más que “un largo vallenato”, por la coloratura de estas escenas provinciales que, de alguna manera, parecen tomadas –algunas- del magín de algún compositor del Caribe acordeonero.

En Eros luce culpable de un crimen, el escritor colombiano Enrique Cabezas Rher ensaya un largo bolero experimental en el que sus protagonistas son entes “reales” que sufren hondos padecimientos, frutos del desamor, los celos, la infidelidad y la perfidia.

El autor participa, con el lector, en la búsqueda de esos motivos de la desazón emocional que lleva la novela a una trama que bien puede ser un retrato, mejor, radiografía, de los avatares del corazón en América Latina.

Intencionalmente, la novela toma el rumbo de la “soap opera”, del culebrón o telenovela en la que sus personajes no parecen sentirse observados. Cabezas Rher propone varios caminos o alternativas a las disyuntivas planteadas por sus actores.

Esta aproximación poética a los requiebros sentimentales, la misma que encuentra magisterio en Manuel Puig, o en las puestas en escena del dominicano Junot Díaz, alcanza en Cabezas Rher una hilarante dramaturgia. Para él, que es un maestro del humor literario, Eros luce culpable de un crimen, resulta una pieza maestra, en la saga de otras de sus creaciones, como Luisa o el infierno rosado, finalista del Premio Internacional de Novela Plaza & Janés.

Sociólogo y escritor destacado, obtuvo gran reconocimiento en Colombia con su ópera prima Miro tu lindo cielo y quedo aliviado, novela que recibiera el Primer Premio de la bienal de la Universidad del Valle, en Cali.

Matilda, la heroína de Eros luce culpable de un crimen, es el pretexto lúcido del escritor para hacer una inmersión en la condición humana, desde lo femenino. Cabezas propone un juego, entre adendas y soluciones, y en esa complicidad con el lector certifica su magisterio.




Enrique Cabezas Rher, autor de Eros luce culpable de un crimen.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )