Cine – El irlandés

El irlandés
El retorno a las raíces

La última película de Scorsese retoma el tema mafioso de otros clásicos del director como Godfellas y Casino. Con un elenco de primera, se perfila como una de las mejores del año y clara favorita en los próximos premios Óscar. Reseña de una posible obra maestra.


Por: John Restrepo Aparicio
Estudiante de Administración de Empresas




Foto: https://sergimgrau.wordpress.com/2019/11/21/el-irlandes/


Sin lugar a dudas, Scorsese ha sabido llamar la atención del público, creando algunos clásicos del cine como Taxi Driver, Casino o Godfellas, todas ellas sobre criminales, todas convertidas en íconos culturales, a lo largo de una vasta carrera de cinco décadas. Reconocido ya como uno de los mejores directores de nuestra era, la noticia de otra nueva película suya con el mismo tema mafioso con el cual se hizo tan popular, hizo que las miradas del mundo del cine se giraran para ver esta posible obra maestra. O al menos para criticarla. El resultado: una película de más de tres horas y diez nominaciones a los premios Óscar.

En El irlandés, como decidió llamarla, Scorsese aplica la misma receta usada en otros de sus grandes títulos: tomar una historia de la vida real, llamar a unos grandes actores y filmarla de una manera épica. Pese a los buenos resultados que le ha dado esta estrategia en el pasado, ninguna de las grandes casas de cine estuvo interesada en financiar la idea, considerándola muy costosa, además de gastada. El proyecto parecía quedar en un limbo de desarrollo, sino fuera por la venturosa apuesta de Netflix, la distribuidora de contenido audiovisual por internet quien decidió arriesgarse a examinar los libretos. Alejada ya de sus modestos inicios, donde hacia esas malas películas de consumo masivo, aquellas con ganas de gustar a todo el mundo y que al final no gustan a nadie, la empresa lleva ya su tiempo intentando cosas más serias. Sin pensarlo mucho le soltaron 150 millones de dólares, la película más cara del director. Esta es la razón por la cual no se verá en las salas de cine, sino en la comodidad de la casa para todos aquellos con una suscripción a Netflix.

Solucionados los problemas financieros, solo restaba llenar la cuadrilla con unos nombres importantes. Y esta fue la excusa perfecta para reunir a algunos de los mejores actores de Hollywood, todos veteranos de películas de gangsters, todos ganadores del premio Óscar a mejor actor, todos ancianos; Al Pacino, Robert de Niro y Joe Pesci (si no lo recuerda, es el enano con mal humor de otras películas de Scorsese), quien salió de su retiro solo para hacer esta filmación.

La película está inspirada en el libro I Heard You Paint Houses (“Escuché que pintabas casas”) escrito por Charles Brandt, y narra los hechos relacionados con la desaparición de Jimmy Hoffa, presidente del sindicato de camioneros Teamsters, el mayor de Estados Unidos, también uno de los hombres mas populares de su era. Envuelto con la mafia, el sindicalista se unió a esa triste lista de personas de las cuales nunca se supo donde terminaron. Las teorías sobre su muerte han alimentado el imaginario gringo por décadas, encontrándose menciones a su nombre en decenas de películas y series. Para explicar su suerte, el autor nos centra la figura del irlandés Frank Sheeran, un lavaperros, sicario, la clase de tipo duro acostumbrado a hacer lo que le pidan sin importar lo cruel que sea, todo bajo las órdenes del líder del crimen Russell Bufallino, quien lo envía para proteger y convertirse en uno de los hombres de confianza del líder sindical, acompañándolo en todas sus andanzas.

Esa necesidad de narrar la relación de estos tres hombres, obligó a contar la historia en diferentes décadas. Dada la edad de los actores (el menor tiene 76 años), se usaron cámaras de tres lentes con la intención de aplicar efectos especiales para rejuvenecerlos. Es así como podemos ver a un Robert de Niro interpretándose a sí mismo con 25 años, creciendo en el mundo de la delincuencia hasta envejecer. Si bien la técnica funciona, pues el rostro se ve con menos años, no pudieron hacer lo mismo con los movimientos de los personajes. En alguna escena donde deberíamos verlo golpear a un tendero, no es creíble. Simplemente un hombre joven no se movería así.

La historia finaliza reflexionando sobre las consecuencias obvias de una vida dedicada al delito. Esa vida tan seductora al inicio, pero con tan malos resultados la mayoría de las veces. Como principal crítica, algunos han mencionado la falta de innovación al elegir el mismo tema de siempre, pero quizás no entendieron cómo eso es precisamente lo valioso de esta película. Se trata de ver de nuevo a uno de los mejores directores, hacer lo que mejor sabe. Solo un Scorsesse maduro, conocedor de las técnicas por las cuales es famoso, podía hacer una filmación así.

Pese a todo, la película es interesante y se deja ver, el ritmo no es para nada lento y las tres horas de duración no cansan. Si puede alzarse con algunas estatuillas en los próximos premios Óscar, es bien merecido (al momento de escribir esta reseña todavía no suceden). Que pueda considerarse la mejor obra de Scorsese, solo el tiempo lo dirá. Personalmente lo dudo. El irlandés es más bien el resumen de todo lo que el director tuvo para ofrecer en cincuenta años de cine. Una buena película.




Martin Scorsese (1942), director de cine estadounidense.
Foto: https://es.wikipedia.org/wiki/Martin_Scorsese

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )